La violencia contra las mujeres es un obstáculo significativo al desarrollo, repercute en la salud, las oportunidades económicas, los derechos, y el bienestar.

Desde un punto de vista tanto ético como legal, la violencia socava los derechos humanos de la mujer y entorpece el ejercicio de sus derechos civiles.

A las mujeres se les procesa sin ser culpables, por sospechas, por discriminación racial, de clase, y de género.

A continuación, veremos los siguientes casos de violencia judicial en contra de mujeres.

 

Milagro Sala

milagro salas1

 Milagro Amalia Ángela Sala nació un 20 de febrero de 1964 en San Salvador de Jujuy, Argentina, y es una activista y luchadora social, dirigente de la organización Tupac Amaru por medio de la cual se apoyó con la construcción de viviendas como parte de un programa social, defensora de los derechos de los pueblos originarios, es diputada del Parlamento del MERCOSUR y actualmente es presa política en Argentina.

 

 

El proceso comienza en 2009 cuando Morales, actual gobernador de la provincia de Jujuy, acusa a Milagro de organizar una manifestación en su contra, en la cual le arrojaron huevos. En ese año Morales era senador. Luego de este incidente, Morales presenta una denuncia que terminó con el procesamiento de Sala por ataques contra una figura pública y por perpetrar amenazas. 

 

En mayo de 2016 el tribunal de Jujuy desestimó los cargos, pero una instancia superior anuló la decisión y decretó el inicio del juicio contra Milagro Salas.

 

La Organización de las naciones unidas (ONU) ordenó la liberación inmediata de Milagro Sala al considerar arbitraria su detención, ante esto el Presidente Argentino Mauricio Macri, se negó a cumplir la resolución alegando que esa decisión quedaba en manos de la justicia.

 

“La situación actual de Milagro Sala cumple con los requisitos de extrema gravedad, urgencia y riesgo de daño irreparable previstos en el artículo 63.2 de la Convención para el otorgamiento de medidas provisionales”.

CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos),
2 de noviembre de 2017

 

En diciembre de 2016 Milagro es condenada a tres años de prisión en suspenso, por considerársela “instigadora” de daños agravados en ocasión de un escrache contra Gerardo Morales en el que no participó. Días más tarde fue enjuiciada por haber organizado un "acampe" y encontrada culpable de cometer una contravención, siendo condenada a pagar una multa,​ a realizar trabajos sociales y a tres años de inhabilitación para integrar organizaciones; este último juicio fue declarado nulo el 2 de junio de 2017 por el juez de Control número 3 de Jujuy.

 

Milagro no ha sido encontrada culpable de los casos y ha sido apresada sin condena, la detención de Sala es sin duda alguna de corte político, a ella se le acusa por ser kirchnerista y contraria a las políticas neoliberales de Mauricio Macri, quién se negó a cumplir la resolución de la ONU. A Salas se le ha privado de libertad por discriminación racial, de clase y de género, ya que su caso no ha sido tratado como el de otros hombres blancos, clase media alta o millonarios que tienen condenas y no están presos, además no sufren las condiciones de detenciones provisionales ni persecución política. A Milagro Sala se le ha condenado públicamente desde el día cero de las acusaciones en contra.

 

Vanda Pignato

vanda pignato 1

Vanda Guiomar Pignato, nacionalizada salvadoreña, nació en Sao Paulo el 16 de febrero de 1963. Abogada y activista, fundadora del Partido de los Trabajadores de Brasil, fue Primera Dama de El Salvador en el período 2009-2014 como esposa del entonces Presidente Mauricio Funes. Vanda rompió con el rol secundario de la Primera Dama asumiendo la Secretaría de Inclusión social que aún dirige.

Desde la Secretaría, Vanda crea Ciudad Mujer, un programa por medio del cual se brinda atención integral a las mujeres con servicios como salud sexual y reproductiva, atención en casos de violencia de género, autonomía económica, entre otros. Hasta el momento se han atendido a 1,885,154 mujeres en las 6 sedes ubicadas en diferentes zonas de El Salvador y se han brindado 4,757,448 servicios entre los cuales se destacan mamografías, citologías y asistencias a mujeres víctimas de violencia de género. El éxito de Ciudad Mujer hizo que países de América Latina, Europa, Asia y África, visitaran El Salvador para conocer el modelo de atención, y muchos de ellos trabajan ahora en su implementación.

 

En julio de 2015 Vanda Pignato comienza la lucha contra el Cáncer cérvico uterino, por lo cual se retira provisionalmente de su cargo para tratar su salud. En 2017 a Vanda la ingresan al hospital por insuficiencia renal aguda, producto de las quimioterapias a las cuales fue sometida en 2015 y que finalizaron en 2016.

 

En junio de 2018 un juez de San Salvador ordenó la captura de Vanda Pignato en el marco de un plan de persecución política y judicial de ex funcionarios del primer gobierno de izquierda de este país, acusándola sin pruebas, de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

 

La División de Investigación Patrimonial captura a Pignato luego que un juez de San Salvador decretara su detención, pese a la petición de medidas alternas a la detención y una fianza. Al momento de la captura Vanda se encontraba en un hospital privado debido a problemas de salud, incluso se presentaron documentos y reportes que indican el tratamiento aplicado, así como también una constancia de incapacidad. Pese a esto pasó detenida en el hospital con custodia policial.

 

Otra ex primera dama, Ligia de Saca, esposa del ex Presidente Elías Antonio Saca, de gobierno de derecha, acusado de desviar más de 246 millones de dólares durante su gestión, es procesada por lavado de dinero y activos. A diferencia de Vanda, a Ligia de Saca se le ha procesado en libertad y se le concedió un plazo para pagar la fianza y su reducción correspondiente.

 

En estos casos hay una gran diferencia, Vanda no ha recibido un trato digno y humano, su salud se ha visto afectada desde años atrás con el cáncer y su tratamiento, aun así, no hubo proceso en libertad ni goza de las facilidades otorgadas a Ligia de Saca. Claramente hay intereses políticos que actúan por sobre los derechos humanos de Vanda.

 

Isra al-Ghamgam

Isra al ghamgam1

Isra al-Ghamgam fue detenida junto con su esposo Seyyed Musa Ja’afar Hashem durante un ataque de seguridad en su casa en la región principalmente chiita de Qatif en la Provincia Oriental el 8 de diciembre de 2015.

 

La activista lleva tres años detenida por manifestarse pacíficamente por la democracia y por la libertad de los presos políticos, desde diciembre de 2015. El periódico al-Quds al-Arabi informó anteriormente que su detención se produjo en respuesta a sus actividades «antisistema», tales como protestas pacíficas en la región en apoyo de la democracia y la liberación de los presos políticos.

 

El veredicto aún no ha sido emitido. El juicio se inició en la primera sesión, el 6 de agosto de 2018. La fiscalía pidió la pena de muerte. La segunda reunión que se llevará a cabo el 28 de octubre. Desde el Ministerio Público de Arabia Saudí, se exige la muerte de Isra y otros detenidos por expresar su opinión y participar en un movimiento pacífico.

 

El gobierno de Arabia Saudita está basando la criminalización de los defensores de los derechos humanos y activistas en leyes ambiguas que contienen disposiciones que pueden usarse fácilmente contra los activistas. Esto incluye la ley de "Crímenes de Terrorismo y su Financiamiento", que se introdujo en febrero de 2014, así como la ley de " Control del Delito Cibernético ".

 

 

Muchos abogados Saudies han ofrecido sus servicios de representación de manera gratuita a Isra. A pesar de ser pro demócrata y una activista pacifista, su proceso se lleva a cabo bajo las leyes antiterroristas de 2017. Los cargos que se han presentado contra ella son: Participación en congregaciones y protestas, creando una cuenta en YouTube llamada ‘Qatifyah’ y por compartir videos de personas que murieron en enfrentamientos de seguridad.

 

Desde mayo del presente año se ha recrudecido la represión contra muchas activistas pro derechos humanos que suponen una amenaza al Gobierno Saudí, levantando estos la prohibición de las mujeres a conducir, para lograr disipar estas sospechas en los medios de comunicación a nivel mundial. Al-Ghomgham es una de las tantas activistas encarceladas por protestas pacíficas y que se encuentran bajo amenaza de decapitación.

En El Salvador, al igual que en estos tres casos, decenas de mujeres guardan prisión acusadas de aborto y homicidio agravado, aun cuando en la mayoría de casos se ha podido comprobar que son mujeres de escasos recursos que han tenido problemas en sus partos o han sufrido abortos espontáneos.

La FDIM denuncia ante la comunidad internacional el agravamiento de la violencia política y judicial en contra de mujeres inocentes y demanda la inmediata libertad de Milagro Salas, Vanda Pignato, Isra al-Ghamgam y las mujeres acusadas de homicidios agravados en contra de sus hijos en El Salvador.

 

La judicialización de la política, así como la discriminación de género, están convirtiendo a las activistas de los derechos de las mujeres y sus pueblos en victimas propiciatorias de un sistema judicial, patriarcal, servil a los poderosos, el cual denunciamos y exigimos sea erradicado.

 

La FDIM como organización que lucha por los derechos de las mujeres a una vida libre de toda discriminación y violencia, y por la paz mundial y los derechos de los pueblos, se solidariza con Milagro, Vanda, Isra y con todas las mujeres que sufren la violencia judicial por su condición de mujeres luchadoras 

 

Lorena Peña Mendoza

Presidencia FDIM

San Salvador, El Salvador

30 de agosto de 2018