Hace 8 años, el 1 de agosto de 2010, a las 11:05 a.m. falleció a los 91 años de edad, en San Juan, la revolucionaria Lolita Lebrón, quien se mantuvo activa en la lucha por la independencia de Puerto Rico hasta su último aliento.

Hace 8 años, el 1 de agosto de 2010, a las 11:05 a.m. falleció a los 91 años de edad, en San Juan, la revolucionaria Lolita Lebrón, quien se mantuvo activa en la lucha por la independencia de Puerto Rico hasta su último aliento.

Dolores Lebrón Sotomayor, conocida como Lolita Lebrón, nació el 19 de noviembre de 1919 en Lares, Puerto Rico. Desde muy joven se identificó con la defensa de su país y el ideal de independencia. El 21 de marzo de 1937 sucedió un hecho que marcaría para siempre a Lolita, la Masacre de Ponce, cuando fueron asesinados nacionalistas que protestaban por el encarcelamiento de Pedro Albizu Campo. Ese mismo año Lolita se afilia al Partido Nacionalista de Puerto Rico.

En 1941, Lolita emigra a la ciudad de Nueva York y vive la experiencia del maltrato al que eran sometidas mujeres boricuas en las fábricas, razón por la cual se movía de un trabajo a otro.
Ingresó al Partido Nacionalista en 1947 y en 1954 es nombrada Delegada General del Partido Nacionalista en Estados Unidos. Luego de su nombramiento recibe instrucciones para atacar tres sitios estratégicos del enemigo en Estados Unidos y proclamar desde allí la República de Puerto Rico.

Lolita fue coordinadora y líder del primer grupo de nacionalistas que atacó la Cámara de representantes de Estados Unidos el 1 de marzo de 1954. Junto a ella participaron Rafael Cancel Miranda, Irving Torres y Andrés Figueroa Cordero. Al irrumpir a la galería de las visitas en el piso superior de la Cámara, Lolita lograba atraer la atención del mundo poniendo en perspectiva las causas de independencia Puertorriqueña. "¡Viva Puerto Rico libre!" fueron las primeras palabras de Dolores Lebrón, sacó la bandera de su país e hizo un tiro hacia el techo, luego los compañeros abrieron fuego utilizando armas automáticas. Fue la primera vez en la historia que se atacó a los congresistas en el recinto del Capitolio de Estados Unidos. Al momento de su arresto, Lolita gritó: "No vine a matar a nadie, vine a morir por Puerto Rico".

Fue capturada junto a sus compañeros y la sentenciaron a pena de muerte. Su sentencia fue reducida a 25 años de prisión cuando Jimmy Carter se vio en tensión debido a la presión internacional.
Durante sus años de prisión Lolita escribió el poemario “Sándalo en la celda” buscando en los versos la expresión de una vida heróica dedicada a la lucha independentista de su natal Puerto Rico.
Al salir de prisión Lolita regresó a Puerto Rico y fue recibida con mucho respeto y admiración por su lucha y su compromiso con su país.

En 1992, el periódico español “El Mundo” le realizó una entrevista donde destaca la siguiente pregunta:
¿Se arrepiente de lo que hizo en 1954? Su respuesta no se hizo esperar: “No. Lo haría de nuevo. La lucha armada es el último recurso de los pueblos. Los libertadores no somos unos matones, pero no existía otra manera de reclamar. Además, ¿con qué derecho hablan de terrorismo países que han asesinado a miles de personas para conseguir su condición de nación?”

Hablar de Lolita es reivindicar su lucha, es reconocer su heroísmo y resistencia, una vida dedicada a mejorar las condiciones de sus compatriotas. Recordar a Lolita nos da vida.

¡Hasta la victoria siempre!

 

Lorena Peña Mendoza

Presidenta.

San Salvador, El Salvador

1 de agosto, 2018.