No ha habido mucho cambio en el panorama político de nuestra región árabe desde la reunión del Secretariado de FDIM en Roma, Italia, entre el 19 y el 22 de junio de 2017.

Los ataques de Estados Unidos y sus aliados europeos contra la región continúan con el mismo ritmo y ferocidad y el proyecto del "Nuevo Medio Oriente” preparado por el imperialismo estadounidense continúa vigente desencadenando guerras destructivas y buscando fragmentar la región en estados confesionales, sectarios o étnicos con el fin de facilitar el saqueo de sus recursos, someter a sus pueblos y servir a Israel.

La situación se ha agravado desde la llegada del presidente Trump al poder, cuyas posturas se han caracterizado por ser improvisadas, provocativas y agresivas hacia un gran número de países en nuestra región y en el mundo; comenzando con la imposición de sanciones contra Rusia, Irán y Corea del Norte, hasta el hecho de restringir las exportaciones de petróleo en Venezuela, privando al tesoro nacional de este país de millones de dólares... y tal vez los principales titulares de su precipitada agenda sean su postura en relación con las guerras en Siria, Iraq, Yemen y la causa Palestina, destacando su anuncio de trasladar la embajada de su país a Jerusalén, desafiando con ello a los pueblos de la región árabe y su historia; particularmente al pueblo palestino, tanto el que lucha y resiste, como el desplazado por la faz de la tierra, este pueblo que se enfrenta a la maquinaria de guerra sionista arriesgando su vida con actos heroicos, iniciando levantamientos populares, alzándose en armas, iniciando huelgas de hambre con el propósito de poner fin a las violaciones y el despotismo de la ocupación.


La huelga que ha tenido más impacto durante los últimos tiempos, ha sido la huelga de hambre indefinida de los heroicos prisioneros palestinos, conocida como “la huelga de agua y sal” que se prolongó por un largo tiempo en medio de una escalada de medidas represivas y el asalto a las cárceles con perros policías, el suministro de un pequeño envase de agua para cada seis prisioneros, derramar el agua destinada al consumo humano sobre los prisioneros, confinándolos a celdas inmundas y manteniendo su ropa sin cambiar durante el tiempo que se prolongó la huelga; así como le habían impuesto lo que se denomina la alimentación forzosa que es degradante y dañina, introduciendo los alimentos a sus cuerpos a través de un tubo colocado en la nariz del prisionero encadenado… así como se confiscó el agua y la sal de algunos prisioneros; esto tiene lugar en el interior palestino, pero lo que se planifica para el palestino en la diáspora no es menos severo y peligroso, bajo este encabezado se decide congelar la ayuda otorgada a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA) advirtiendo que no se revocará esa decisión sino bajo las siguientes condiciones:
• El cambio de los programas de estudio y eliminar todo lo que tiene que ver con el derecho al retorno y el tema de los refugiados.
• Derogar el planteamiento de que al Quds (Jerusalén) es la capital de Palestina.
• Suprimir las expresiones de resistencia y lucha.

Mil seiscientos setenta presos de un total de siete mil en más de veintidós cárceles, entre ellos sesenta y dos mujeres y catorce niñas… a pesar de todas las guerras barbáricas y la constante roedura de la tierra de Palestina, a pesar de los asentamientos, el asedio y los nuevos proyectos coloniales (el acuerdo del siglo promovido por Estados Unidos), los valientes prisioneros enfatizaron que se aferran a la libertad, la justicia, la dignidad y la independencia, y confirmaron de que el pueblo palestino es un pueblo digno de la vida y merecedor de la libertad, su arma es su derecho legítimo a su tierra usurpada; su enfoque es encontrar los medios y conquistar lo imposible, sus medios “agua y sal” y “piedras”, determinación de los jóvenes y mujeres, los brazos fuertes, niños y niñas involucrados en la lucha; una niña abofeteó a dos soldados israelíes que intentaron irrumpir en la vivienda de sus padres, su castigo fue ser encarcelada y un juicio injusto, ella es una chispa brillante en los cielos de Palestina, es la heroína símbolo Ahed al Tamimi quien confirma que la causa Palestina y a pesar de todo lo que se maquina y a pesar de las divisiones internas, que hay que ponerles fin, permanecerá viva arrebatando el sueño del enemigo, a su protector el imperialismo estadounidense, sus aliados europeos, a la Organización del Tratado del Atlántico Norte y todos los conspiradores que atentan contra la causa palestina sean estos árabes o extranjeros; asimismo, Ahed al Tamimi confirmó que la mujer acumula una enorme carga de patriotismo con la que desafía a todo el que intenta mantenerla cautiva de una mentalidad rezagada y de las tradiciones religiosas heredadas.

Para los prisioneros y prisioneras valientes, los luchadores y luchadoras, para Ahed al Tamimi, un compromiso de lealtad y de apoyo a la primera causa de los árabes: “Palestina”.
La mujer palestina en el interior así como en la diáspora, forma parte de la lucha, y a pesar de la inclemencia de la realidad política y de las condiciones de seguridad, la mujer busca tener una participación mayor en los cargos que afectan la toma de decisión; así mismo, la mujer se esfuerza por enmendar las leyes discriminatorias que la diferencian del hombre y ha logrado presentar un proyecto de “ley para la protección de la mujer y los miembros de la familia de la violencia” el cual se encuentra en la mesa de discusión ante el gobierno.

 

Siria

La mujer siria vive en un estado de guerra que ha impactado al mundo desde hace casi ocho años, y ha cobrado la vida de miles de víctimas particularmente mujeres y niños, ahogados en el mar, o bajo los escombros y la destrucción, o a causa del desamparo o la falta de refugio; diez millones de personas se encuentran fuera de sus hogares, además de los profundos cambios demográficos, y la aún existente ocupación de extensiones del territorio sirio; el terrorismo takfiri fundamentalista ha asesinado, degollado, decapitado y destruido el legado de una civilización humana que remonta al alba de la historia, todo eso dejó sus huellas sobre la mujer que fue expuesta a todo tipo de violencia, vejámenes, encierro, violación, venta e intercambio… este sismo tuvo lugar en Siria y tenía algunas motivaciones internas que condujeron a la creación de un terreno propicio que abrió el apetito de quienes tenían viejas y nuevas ambiciones, particularmente el plan estadounidense-sionista expresado en el plan del “nuevo Medio Oriente” que patrocina el suministro de armas, fondos y apoyo mediático y facilita la llegada de los grupos fundamentalistas de todos los rincones de la tierra hacia Siria con el fin de dividirla y fragmentarla sobre bases confesionales y sectarias entre árabes y kurdos.

Lo que agravó la situación en Siria es la postura asumida por los dos ejes foráneos del conflicto: el oriental y el occidental, ya que ambos se benefician de la deteriorada situación en Siria intentando cada uno lograr imponer su hegemonía con el fin de cumplir su agenda propia y servir a sus propios intereses. Las amenazas de Trump con agredir a Siria con el pretexto del uso de armas químicas por parte del gobierno sirio han sido desafortunadamente ejecutadas a través de una “agresión tripartita”: estadounidense francesa – británica. Esta operación ha sido efectuada después de haber violado la soberanía del espacio libanés para de allí alcanzar el espacio sirio. 

 

Iraq

La mujer iraquí también ha experimentado la difícil situación como resultado de los conflictos armados, las guerras terroristas y los horrendos crímenes cometidos en nombre de la religión por grupos terroristas extremistas; es verdad que grandes extensiones de territorio iraquí incluyendo Mosul han sido liberados del control de DAESH; pero otras regiones de este país aún sufren las tragedias; y aún se encuentra difundida la ideología fundamentalista takfiri o sigue latente alimentada por las políticas estériles por un lado y fomentada por intervenciones foráneas cuyos intereses son mantener la situación como está con el propósito de fragmentar a Iraq convirtiéndolo en pequeños estados por el otro lado; lo cual se ha reflejado en la difícil situación de las mujeres y sus medios de subsistencia a la luz del deterioro de la situación económica y educativa, las altas tasas de divorcio, la viudez, el matrimonio de menores, y el incremento de la violencia a causa de la falta o la debilidad de las leyes disuasivas, el predominio de normas tribales y la autoridad machista, todo ello debilitó su papel social, económico y político y el alcance de su participación en el proceso de cambio deseado en la construcción de un estado civil democrático.

 

Bahréin

Al igual que la mayoría de los países de la región, Bahréin se encuentra sometida a divisiones políticas y sectarias, lo que abre la puerta de par en par a la injerencia externa, y esto se refleja en la situación de seguridad en el país, en la estructura cultural y social, en el sistema jurídico, y por supuesto afecta la situación de la mujer. La mujer bahreiní ha acompañado al movimiento de lucha social en el país; las asociaciones de mujeres y las organizaciones de derechos humanos han exigido por décadas la promulgación de leyes y legislaciones modernas acordes con el desarrollo de la sociedad; encabezadas estas por una ley unificada de legislación familiar y una ley contra la violencia doméstica; estos movimientos dieron sus frutos con la aprobación de la ley de legislación familiar unificada (19 de julio de 2017), pero esta ley tuvo en cuenta las particularidades doctrinales controvertidas, de una manera que decepcionó las aspiraciones de las mujeres bahreiníes; también fue el caso con la ley de “protección contra la violencia doméstica” sancionada en 2015, ya que no especificó el tipo de violencia de género y carece de artículos que determinan el castigo al ofensor.

Continúa la lucha de las mujeres bahreiníes por su derecho de otorgar su nacionalidad a sus hijos, además para lograr eliminar o modificar los artículos degradantes para las mujeres en el Código Penal y los artículos considerados como abuso en la legislación laboral, y las leyes que impiden su participación política y su participación en la toma de decisiones; esta lucha está acompañada con la lucha de las mujeres bahreiníes por una nación sin divisiones sectarias, libre y unida, en la que prevalece el estado de derecho, la igualdad basada en la ciudadanía y una patria democrática avanzada. 

 

Jordania

La mujer jordana intenta rebajar el peso de las tradiciones religiosas y tribales heredadas, basándose en dar seguimiento al compromiso de su gobierno con la Carta de las Naciones Unidas suscrita y ratificada por Jordania, especialmente la CEDAW (La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la mujer). La Asociación de Mujeres Árabes, miembro del Centro Regional Árabe de la Unión Democrática Internacional de Mujeres, está tratando de presentar una visión social progresista con el objetivo de consolidar el concepto de igualdad y promover el papel de la mujer y hacer propuestas concretas al respecto, tales como:

- Enmienda constitucional para garantizar la eliminación de la discriminación de la mujer.

- Implementación de la Agenda Global 2030 y sus 17 objetivos, en particular el quinto objetivo sobre igualdad de género con un enfoque en las siguientes prioridades: Prevención y eliminación del matrimonio precoz y forzado.

-Garantizar los derechos de ciudadanía para todos.

-Responder ante la crisis de los refugiados sirios a través de las labores de protección, prevención y socorro. Responder también al Plan de Acción Nacional sobre la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad.

Vale señalar que la mujer luchadora jordana ha logrado la abolición o la enmienda de los artículos del Código Penal que incluyen la discriminación contra la mujer. El gobierno ha decepcionado las aspiraciones del movimiento de mujeres jordanas en cuanto a la Ley de elecciones (2016), ya que el nivel de representación de las mujeres en el sistema de la cuota aprobado se ha mantenido entre el 11% y el 15%, y en los consejos municipales se quedó en un 25%.

 

Yemen

En cuanto a Yemen, sumergido en un mar de sangre creado por los intereses de grandes países extranjeros y árabes que no se conmueven en lo más mínimo ante la masacre de nuestros tiempos que sucede hoy en Yemen. Las mujeres yemenitas están expuestas a todo tipo de violencia: falta de vivienda, hambre, sed y muerte fácil en las calles como resultado de bombardeos y destrucción y todo eso provocado por la guerra contra Yemen. En este lugar no procede actualmente hablar ni exigir enmiendas de leyes ni reclamar derechos de las mujeres en particular. La prioridad en el Yemen herido es sobrevivir, proteger a la patria y liberarse de la guerra.

 

Libia

Libia sigue sometida a una guerra capitalista imperialista que solo busca apoderarse de su petróleo y de otras riquezas naturales, aún cuando el conflicto parezca formalmente sectario, fanático o étnico. La mujer sigue siendo la primera víctima en este conflicto.

 

Países árabes del golfo

Las mujeres en los países árabes del Golfo siguen forzadas a ponerse el velo y se les prohíbe practicar la mayoría de los trabajos, además se aplica el sistema de separación entre ambos sexos, ya sea en escuelas o universidades, y la mujer solo puede salir acompañada de un hombre de su familia, ya que todavía se le trata como si fuera una propiedad del hombre, especialmente en Arabia Saudí, aunque recientemente se le autorizó conducir el automóvil. Las asociaciones de derechos humanos no existen en los Estados Árabes del Golfo, y si existen en algunos casos, esas no son efectivas.


Sudán

Las mujeres sudanesas son víctimas del régimen policial sudanés, que aplica una política de represión, arresto, intimidación y citaciones diarias por parte del Cuerpo de Inteligencia Política contra los activistas y las activistas por los derechos de las mujeres en Sudán. Esos últimos son víctimas de todas las formas de intimidación, violencia y discriminación, y están luchando por un Sudán democrático libre de la pobreza, la dependencia y el atraso.

 

El Líbano

Nos queda arrojar la luz sobre la profunda preocupación de las mujeres libanesas por sus hijos y el miedo al destino en el contexto de una situación inestable a nivel político y de seguridad. Este país pequeño se encuentra en una región geopolítica inestable y abatida por las conspiraciones externas y estadounidenses en particular, cuyo objetivo es fragmentar la región, saquear su riqueza, subyugar a su pueblo y servir a Israel.

Israel, además de haber usurpado la tierra de Palestina y el desplazamiento de su pueblo en la década de los 40, apoyados por las potencias coloniales imperialistas europeas y especialmente las británicas, invadieron y ocuparon una gran parte del Líbano, en varias oportunidades por la potencia imperialista más poderosa del mundo que es Estados Unidos, apoyada por sus aliados europeos. La amenaza israelí es diaria y contínua, y un muro de separación del racismo israelí se está construyendo del lado del territorio libanés, el espacio aéreo es violado todos los días por aviones de combate israelíes y las aguas jurisdiccionales libanesas, donde recientemente se descubrieron recursos naturales como el petróleo y el gas y es por eso que Israel quiere apoderarse de dicha riqueza.

Así mismo, El Líbano también ha sufrido el peligro provocado por los grupos “Takfiries”, decenas de sus soldados han sido secuestrados y muchos de ellos han sido liquidados por ¨Daesh¨. Asimismo El Líbano ha sido sometido a serias oleadas de ataques y atentados de hombres-suicidas. Saludamos al pueblo del Líbano por su resistencia frente a este terrorismo y por el heroísmo de su ejército, quien logró recientemente liberar las fronteras del Líbano con la Siria herida de este terrorismo, y proteger la patria de los conflictos sectarios y fanáticos.
A todo eso, se suman otros elementos tales como:

- La crisis de los desplazados sirios, cuya cifra alcanzó la mitad de la población del Líbano, además de los 500,000 refugiados palestinos que viven en el país.

- Las difíciles condiciones económicas y de la vida cotidiana, la creciente pobreza y la corrupción, y las políticas gubernamentales erróneas e ineptas para resolver todo lo antes mencionado, han tenido un impacto significativo en la situación de las mujeres en El Líbano, sin embargo, a pesar de estas condiciones de inestabilidad y la mentalidad machista que aún sigue arraigada en la sociedad libanesa, el movimiento feminista ha podido alcanzar algunos logros y enmendar leyes discriminatorias e injustas, sin embargo.

- La violencia familiar y el feminicidio (tres crímenes el mismo día) y a pesar de la existencia de una Ley de "Protección a las mujeres y a todos los familiares contra la violencia familiar" se han registrado ocho crímenes entre diciembre de 2017 y enero de 2018. Las autoridades han querido emitir esta ley distorsionada y que no constituye un impedimento para la criminalidad masculina.

- Se ha aprobado una nueva ley electoral sectaria, en la cual se omitió la cuota de mujeres (al menos el 30%), que hemos presionado para introducirla en dicha ley. Las mujeres han sido nuevamente excluidas de la participación activa en la toma de decisiones políticas.

- Los ciudadanos, tanto mujeres como hombres siguen siendo en El Líbano sujetos a 15 leyes de Estatus personales que se distribuyen entre 18 sectas religiosas, todas las cuales violan los derechos de las mujeres, su humanidad y su dignidad.

- Las mujeres en El Líbano siguen siendo consideradas como un aparato de reproducción y por ley, no pueden otorgar su nacionalidad a sus hijos si están casadas con extranjeros.

 

El movimiento feminista libanés no quedará con los brazos cruzados y está trabajando para cambiar radicalmente esta realidad, a través de todas las formas de lucha, y está intentando lograr la abolición del sistema electoral sectario, y aprobar la cuota de mujeres (al menos 30%). También adoptar una ley civil unificada de registro civil, enmendar la Ley de la Nacionalidad y estipular una disposición explícita en la Constitución que afirma la igualdad de género.

Por lo tanto, saludamos a las mujeres que luchan en Palestina, Siria, Iraq, Yemen, Libia, Sudán, El Líbano, Jordania y Bahréin... y todas las mujeres de nuestro mundo árabe que viven y luchan en tiempos de guerras, agresiones y conflictos armados.

Apoyamos a las mujeres árabes en su amarga lucha, y como mujeres del Centro Regional Árabe de la FDIM, quisiéramos dirigir:
Un saludo de apoyo a la declaración de la región de América Latina y el Caribe como una zona de paz y condenamos las agresiones imperialistas en esa región.

Un saludo de apoyo a Cuba por su resistencia constante frente al injusto bloqueo que continúa existiendo, contrariamente a lo que informan los medios de comunicación. Todo nuestro apoyo a su lucha por la recuperación del territorio de Guantánamo, y nuestra condena al continuo financiamiento a ciertos grupos en el interior de Cuba a fin de provocar una desestabilización interna.

Otro saludo de corazón a Venezuela que se enfrenta a las amenazas estadounidenses y a sus intentos de interferir en sus asuntos internos, y expresamos nuestro apoyo al proceso democrático que se está llevando a cabo a través de los preparativos del próximo proceso electoral.

Exigimos la liberación inmediata del líder del pueblo brasileño, Inacio Lula da Silva, y condenamos el plan que atenta contra los logros del pueblo y de las mujeres brasileñas en su lucha por la democracia y la justicia social.

Expresamos nuestro apoyo a las mujeres de Bolivia, Argentina, México, Perú, Ecuador, El Salvador y las islas del Caribe en su lucha por la soberanía de sus países y la protección de sus logros.

Declaramos nuestra solidaridad con la lucha de las mujeres saharauis y con el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.

También rendimos homenaje a las mujeres europeas en su lucha por su país, su crecimiento y su prosperidad, y apoyamos a los países europeos que resisten el peso de las crisis económicas, especialmente en Grecia.

Saludamos a las mujeres en Asia, África, América, Australia y en todos los países de la tierra, que están luchando por una vida decente y mejor.

También queremos rendir homenaje especial a las mujeres trabajadoras de la República Popular Democrática de Corea por su generosidad y su calidez en su carácter de anfitrionas de esta reunión, y por su resistencia y coraje a pesar del temor y la preocupación por la amenaza estadounidense con liberar una devastadora guerra nuclear.

El saludo mayor lo dirigimos a la FDIM, marco acogedor que reúne a las mujeres de todo el mundo. Mujeres que luchan por la liberación, la democracia, la igualdad y la paz, así como por sus derechos como mujeres.

Coordinadora del Centro Regional de la FDIM,
Linda Matar

Presidenta de la Liga para los Derechos de la Mujer Libanesa,
Aida Nasrallah