El Comité de Dirección mundial de FDIM, reunido en Pyongyang del 19 de abril al 23 de abril de 2018, después de recibir los informes de las diferentes regiones del mundo concluyó que:

1. El mundo vive una época marcada por los intentos imperialistas encabezados por Estados Unidos, sus fuerzas dominantes y los sectores que dentro de nuestros países se someten a ellos buscando sus propios beneficios, de recolonizar el mundo de acuerdo a sus intereses. Es una época de recrudecimiento de las confrontaciones entre los países hegemónicos imperialistas y el resto de países del mundo, tal confrontación se expresa en las agresiones armadas, las guerras, las acciones terroristas, el desarrollo del narcotráfico, las guerras mediáticas y las acciones conspirativas promovidas por los países imperialistas, en contra de los pueblos y gobiernos que se niegan a someterse a sus designios, o que poseen recursos y materias primas estratégicas que las grandes potencias desean controlar, extraer y utilizar sin ninguna intermediación con fuerza o gobierno alguno.

2. Es particularmente grave en estos momentos los bombardeos a Siria, los ataques de Israel a la población palestina en los territorios ocupados, los ataques conspirativos, terroristas y mediáticos en contra del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, así como los golpes de estado, militares y de baja intensidad que están ocurriendo a lo largo y ancho del mundo.

3. Condenamos estas acciones criminales que han dejado un incontable saldo de personas muertas, torturadas y desaparecidas, incluidas miles de mujeres y niños que son víctimas de estos ataques.

4. El resurgimiento de grupos fascistas, terroristas y fundamentalistas pseudo religiosos en diferentes regiones del mundo, promovidos por el imperialismo, atenta contra los procesos democráticos y progresistas, pero muy especialmente atenta en contra de las conquistas logradas por las mujeres para el ejercicio pleno de sus derechos. Casos como los ataques a Siria, o los secuestros de niñas por el grupo Boko Haram, o la muerte de mujeres en México en la guerra contra el narcotráfico, dan cuenta clara de cómo las guerras y el terrorismo se ensañan especialmente contra las mujeres y las niñas.

5. A la base de estos problemas actuales se encuentra la lógica del sistema capitalista y patriarcal, que busca la ganancia, el control de recursos por la fuerza, la depredación del planeta y el control, sometimiento y sumisión de las mujeres. Destruyendo toda posibilidad de vida, de igualdad y de realización humana en paz.

6. Persisten en diferentes regiones prácticas extremas para el control de las mujeres y sus cuerpos, el matrimonio infantil, la mutilación genital, la penalización absoluta o parcial del aborto, así como la trata y explotación sexual y comercial de niñas y mujeres, son crímenes que aún en varios países son vistos como naturales, o justificados por la tradición y la costumbre.

7. La paz mundial se ve constantemente debilitada y amenazada por la carrera armamentista, el incremento y ampliación de bases militares y la proliferación de armas nucleares, situación que ha puesto como nunca en peligro la existencia de la humanidad y del planeta.

8. Otro efecto de esta nueva recolonización del mundo es el incremento galopante de las crisis de refugiados, refugiadas y la inmigración en condiciones inhumanas; son miles de personas refugiadas por las guerras en Asia, África y el Medio Oriente, así como las migraciones producto de la pobreza y la violencia en América Latina y otras latitudes. Esta situación ha puesto de manifiesto el pensamiento racista e inhumano de grupos y gobiernos que por una parte, atacan y matan a inmigrantes, los confinan en campos de concentración, al tiempo que dan discursos de una supuesta preocupación humanitaria por los mismo.

9. Al tiempo que ocurren estas atrocidades y nuevas amenazas, los pueblos y las mujeres en particular resistimos y luchamos por recuperar nuestros derechos, por desarrollar un mundo nuevo, justo, pacifico, seguro y libre. Ejemplo de ello son los avances de los gobiernos progresistas en América Latina, las luchas de los movimientos pacifistas, los movimientos de mujeres y las luchas de las y los trabajadores en contra de los efectos del capitalismo neoliberal.

10. Es particularmente relevante los logros alcanzados esta semana por la República Democrática Popular de Corea en relación a la suspensión definitiva de las pruebas nucleares y el cierre de los polígonos de pruebas nucleares. Este histórico anuncio contribuye y motiva a buscar el cese del armamentismo y la desnuclearización, al tiempo que contribuye a la paz en la región de la Península coreana y del mundo entero.

11. De igual forma son relevantes los logros sociales y económicos de países como Cuba, República Popular Democrática de Corea y la República Bolivariana de Venezuela, que a pesar de los bloqueos y amenazas, consolidan sistemas económicos y políticos más justos y garantizan una vida digna para sus pueblos.

12. Las mujeres afiliadas en FDIM somos parte de estos movimientos mundiales que luchamos por la paz, por el desarme, por la autodeterminación de los pueblos, por el respeto a la legalidad internacional, y particularmente por la promoción y defensa de los derechos de las mujeres a una vida digna, plena, libre de todo tipo de discriminación.
13. La FDIM, de acuerdo a sus objetivos históricos, se plantea en este periodo profundizar sus luchas enfocándose en los siguientes temas:

a. Luchar contra la militarización, por la eliminación absoluta de las bases militares y en contra de las armas nucleares.
b. Luchar en contra de toda practica discriminatoria hacia las mujeres, que atente contra nuestros derechos y por una vida libre de violencia.
c. Promover los derechos económicos, políticos, sociales y culturales de las mujeres sin ningún tipo de discriminación.
d. Realizar campañas en contra de la mutilación genital, del matrimonio infantil y a favor del ejercicio de nuestros derechos sexuales y reproductivos, especialmente por la maternidad libre, segura y voluntaria, que incluye también la despenalización del aborto.
e. Promover una más amplia alianza mundial de las mujeres para luchar por la paz, en contra del neofascismo y los grupos o gobiernos radicales de derecha.
f. Promover procesos de educación y concientización entre las mujeres para poder fortalecer nuestra organización y movilización.
g. Promover la participación de nuevas organizaciones de mujeres en FDIM con el propósito de ampliar nuestra capacidad de movilización e incidencia en todas las regiones, fortalecer las coordinaciones regionales de FDIM, promover que las organizaciones afiliadas tengan mecanismos directos de articulación entre ellas para impulsar iniciativas de interés mutuo, tales como:
• Apoyo a la lucha del pueblo Palestino.
• Solidaridad efectiva con los pueblos agredidos en la Región de África y la Región Árabe.
• Desarrollar una campaña en contra del matrimonio infantil y la mutilación genital en África.
• Desarrollar una campaña de promoción de la maternidad libre, segura y voluntaria, que incluye la despenalización del aborto.
• La lucha por los derechos económicos y sociales de la clase trabajadora con enfoque diferenciado en las mujeres.


El Comité de Dirección de la Federación Democrática Internacional de Mujeres llama a todas sus organizaciones afiliadas a movilizarse en sus países, a fortalecer su organización y lucha en esta coyuntura mundial que sólo será superada por la acción consciente de los pueblos, en especial de las mujeres, que somos motor fundamental de los cambios.


Un mundo nuevo, justo, pacífico, seguro y libre sólo será realidad cuando las mujeres gocemos de una vida digna, en pleno ejercicio de nuestros derechos civiles, políticos, económicos y sociales.