Maria Lisa Cinciari Rodano

Maria Lisa Cinciari

"Con la fundación de la FDIM teniamos la esperanza de aportar a construir un nuevo mundo y la conquista plena de los derechos de las mujeres"

Linda Matar

Linda Matar

"Seguiremos demostrando que los sueños no se miden por la edad, estos continúan mientras haya un corazón latiendo"

Sample Photo

Melida Anaya Montes

"En los momentos mas dificiles hay que tener la mente fria y el corazon ardiente de amor por la poblacion"

Sample Photo

Vilma Espín

"Una gran maestra de la vida, distinguida por su amor y de dedicación a la obra de la revolución"

Este 8 de marzo la Federación Democrática Internacional de Mujeres participa del llamado global a la Huelga Feminista por todas las mujeres que aún sufrimos las agresiones del patriarcado, del capitalismo y del imperialismo norteamericano.

La Huelga Feminista 2018 constituye una acción que se propone visibilizar el trabajo del cuidado que la sociedad deposita en los hombros de las mujeres como un mandato social configurado en la cultura patriarcal. Parar el trabajo doméstico este 8 de marzo es una forma de manifestarnos y recordar al mundo que somos motor invisible de toda dinámica social; ninguna cadena productiva puede desarrollarse si no está a la base el trabajo del cuidado y del hogar.

La Huelga Feminista llama también a parar el consumo y el trabajo remunerado; de esta manera la acción feminista da vida a su fundamento: "Si nosotras movemos el mundo, nosotras lo paramos". Las feministas del mundo entero mantenemos alzada la bandera que exige el reconocimiento del trabajo invisible y la dignificación de las mujeres que se dedican a las tareas del hogar en condiciones precarias.

Gracias a la iniciativa de Clara Zetkin junto a otras mujeres que lucharon por su emancipación y la de todas, desde 1910 nos tomamos del calendario el 8 de marzo, como un día que nos permite unir nuestras voces y las luchas que nos acercan cada vez más a la nueva sociedad que forjamos con determinación y valentía. 

En el 2018 todavía sufrimos las brechas de desigualdad, la discriminación y la violencia por razón de género a todo nivel. Según datos de ONU MUJERES más del 50 por ciento de las mujeres y niñas urbanas de países empobrecidos "carecen de al menos uno de los aspectos siguientes: acceso a agua limpia, instalaciones de saneamiento mejoradas, vivienda duradera, y un espacio habitable suficiente".

La violencia de género persiste en sus múltiples manifestaciones. ONU MUJERES señala que una de cada tres mujeres sufre algún tipo de violencia a lo largo de su vida y 830 mujeres mueren cada día por causas relacionadas con embarazos. A estas alturas de la historia, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos no puede seguir condicionándose a legislaciones injustas; el aborto aún es penalizado en países como El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana, El Vaticano y Malta. La penalización del derecho a abortar se traduce en muertes y cárcel para las mujeres de menores recursos socioeconómicos.

Sobre la participación política en espacios de toma de decisión,como los parlamentos, ONU MUJERES señala que sólo una cuarta parte de los parlamentarios de todo el mundo son mujeres.

El Índice Global de Brecha de Género para 2017 ubica en un puntaje de 0.68 por ciento el progreso promedio para cerrar la brecha global de género y alcanzar la paridad de género universal. Este Indice Global considera las brechas económicas, políticas y sociales (acceso a educación y salud).

Este día alzamos nuestra voz exigiendo paz para las mujeres de Honduras, Colombia, Venezuela, Corea del Norte y la Región Árabe; pues vivimos a diario la angustia de las agresiones contra la vida de nuestras hermanas. Las guerras han sido a lo largo de la historia la expresión más cruel contra nuestros pueblos, este dia nos pronunciamos por la vida, por nuestros territorios y por nuestra plena participación política en libertad y seguridad.

Este 8 de marzo nos pronunciamos también por nuestras hermanas migrantes, por las mujeres y niñas refugiadas que necesitan manos extendidas ante la angustia que representa sobrevivir lejos de los entornos afectivos y territoriales de origen. Llamamos a todos los gobiernos a abrir fronteras y abrazar la vida de nuestras hermanas.

Este 8 de marzo saludamos a las mujeres africanas que combaten el patriarcado manifestado en la violencia sexual y avanzan de manera contundente en la construcción de un mundo justo e igualitario.

Saludamos a nuestras hermanas europeas que mantienen la lucha activa contra el racismo y la discriminación, que resisten contra las formas más voraces de explotación capitalista y opresión patriarcal.

Todas nuestras luchas son las que dan sentido a la Federación Democrática Internacional de Mujeres, este 8 de marzo nos corresponde reafirmarnos en el camino que ya venimos recorriendo en la defensa de nuestros derechos, en la defensa de la paz y en la defensa de nuestros territorios.

¡NI UNA MENOS!

 

Lorena Peña Mendoza

Presidenta