UBM SPANISH

"Justicia manda liberar un hombre que asedió a una mujer en un autobús y tiene 5 demandas por estupro; el joven de 27 años fue liberado en una audiencia de custodia. La ley de 1941 considera el delito de menor potencial ofensivo. El Juez no vio constreñimiento ni violencia en el caso".

La UNIÓN BRASILEÑA DE MUJERES - UBM manifesta su descontento, indignación y preocupación por el agravamiento de la violencia contra las mujeres en los espacios privados y públicos y en especial al descuido de las autoridades responsables de la aplicación de la legislación que vienen "minimizando" en sus decisiones judiciales el " el crimen cometido por elementos que representan a la sociedad machista y misógina, hecho que contribuye a descalificar la condición de la mujer como ciudadana y víctima, expuesta cada vez a la "bestialidad" humana, reforzar y aprobar el acto practicado por el agresor, que encuentra en el Estado un amparo para proseguir la práctica del crimen.

Estamos ante una grave Violencia Institucional, reforzada por aquellos que deberían exigir respeto a la Dignidad Humana, a los Derechos Humanos y a los Derechos Constitucionales; lo que contribuye a reforzar las estadísticas ya ampliamente divulgadas: "... Brasil registra 10 estupros por día, las demandas se duplican cada 5 años", según datos del Ministerio de Salud, las demandas saltaron de 1,570 en 2011 a 3,526 en 2016.

¿Qué lleva a un hombre blanco, desde lo alto de su autoridad de juez, a decidir por la libertad de un agresor sexual, reincidente, que acababa de eyacular en el rostro de una joven de 23 años, en pleno transporte público de la capital paulista, a pesar de la indignación inmediata de la sociedad presente en el colectivo, sino el machismo que atravesó por siglos nuestra historia?

Un machismo tan brutal que criminaliza a la víctima y no al agresor y deja a la mujer agredida con el sentimiento absurdo de "sentirse una basura", con graves secuelas emocionales causadas por la violencia física, moral y psicológica sufrida. ¿Cómo un doctor de la Ley, se atreve a afirmar que esa mujer no fue constreñida, agredida, violada en su derecho de ser humano, de ir y venir con tranquilidad y paz? ¿Y si fuera su hija, su compañera, su madre, su nieta?
"... Él pasó la mano en mí y quiso parecer que estaba loca", .... "Estaba sentada al lado de él. Él comenzó a pasar la mano en mi seno". "¡Aléjate, aléjate! ... Las mujeres alrededor también comenzaron a rebelarse", dijo la víctima.

Todo crimen sexual y/o violencia practicada contra las mujeres, nos afecta a todas, que nos sentimos violadas y humilladas, en el verdadero sentimiento de sororidad.

Exigimos reparación del Estado y respeto a la condición de mujer - ciudadana que contribuye al desarrollo del Estado.

¡Exigimos que ese Juez se retracte ante las mujeres y el pueblo brasileño!

¡Exigimos más seguridad dentro de los colectivos, metros, en las calles!

La UBM seguirá luchando incansablemente por una sociedad más justa, con respecto a la ciudadanía, a los derechos humanos, contra la misoginia y contra el machismo.

Unión Brasileña de Mujeres.

Leer nota original en portugués AQUÍ